Ciento quince años han pasado desde la aparición de las primeras cerámicas tipo metro en Nueva York y, desde entonces, nuevos colores, acabados y formas de aplicación se han añadido a la propuesta inicial, convirtiéndolas en un revestimiento atemporal elegido por muchos para sus proyectos.