El uso de madera ha superado todos los estilos y las épocas, y sigue siendo el material preferido para tener ambientes cálidos. Difícilmente se encontrará otro material más cálido, noble y natural para vestir una casa tanto en los muebles, como en piso o pared. La madera es perfecta para aportar naturalidad.

Bonita, natural, confortable y cálida. De todas estas formas se podría definir a la madera. Sin embargo, para quienes viven en un clima cálido tener un ambiente rústico puede resultar imposible, por ello Briko trae la solución con su línea Areia, en la que el concreto arquitectónico de la línea Madeyra está formado por una alta dosificación de cemento, áridos finos, fibras de alto módulo, pigmentos y aditivos.

Este producto cementicio vibrado, sólido, compacto y resistente; es fabricado de forma artesanal, y emula piedras naturales dispuestas irregularmente. Por lo que imita el aspecto natural de la madera a la perfección. Además, presenta características propias en variaciones de texturas, poros, variación en tamaño, vetas, variaciones de color y de tono de la madera real.

El estilo rústico de este material nos permite la utilización de una variedad de accesorios que podemos añadir a una casa, como muebles y decoraciones de hierro y cerámica. El estilo campestre recuerda mucho a un entorno rural, por lo que los materiales que se utilizan para recrear el auténtico estilo rústico están muy lejos de los estándares modernos, que suelen ser fríos y no muy relajantes, especialmente con respecto a los colores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *