FAQ

El piso se llama laminado porque está compuesto de varias láminas. La técnica de instalación es flotante, no es cartón prensado, sino que está formado por tableros de HDF (tableros de fibras de alta densidad). El piso laminado conocido como flotante es un 95% madera y sólo un 5% de otras láminas, que son resinas decorativas y óxido de aluminio.

Es un material especial que va sobre el tablero de HDF y debajo de la lámina de óxido de aluminio, y que da al piso laminado el aspecto de una madera natural sólida.

Kronotex es piso 100% alemán. Tiene todos los respaldos del fabricante, que en su proceso productivo respeta todas las normas europeas de sanidad y calidad, y así lo certifica en su sitio web: www.kronotex.de.

 

En contraposición, muchos otros pisos de otros orígenes incorporan detalles referentes a Alemania (German tecnology, German cuality, etc.), mas no existen respaldos en la web.

A nivel internacional se ha clasificado en categorías la resistencia de los pisos y sus usos. Para uso residencial  un piso debe ser mínimo AC3, y para uso comercial AC4 y AC5. Ahora bien, no se debe olvidar que es un piso de madera, por lo que la duración va depender directamente de la correcta aplicación en cuanto a su categorización, así como del adecuado uso y mantenimiento que se le dé.

Tomando en cuenta que es un piso de madera y que está cubierto por óxido de aluminio, no se recomienda el uso de agua en su mantenimiento, sino más bien una limpieza usando un paño levemente humedecido (casi seco), y siempre aplicado en el sentido de las vetas. En el caso  de manchas puntuales (betún, crayón, pintura, etc. ), se pueden remover  usando acetona o thinñer, seguido por un trapo seco y limpio, siempre en el sentido de las vetas, debido a que tiene superficie de óxido de aluminio que no es absorbente. No se recomienda el uso de ceras ni líquidos de ningún tipo.

Sí se puede instalar sobre alfombra o bucle de pelo muy bajo sin irregularidades; sin embargo, debe tenerse en cuenta que podría haberse regado una sustancia orgánica sobre la alfombra, la cual, al quedar bloqueada la posibilidad de ventilarse, podría producir olores desagradables. Por este motivo, siempre se recomienda retirar la alfombra, y si es planta baja no es recomendable, por la subida de humedad del subsuelo.

Si la cerámica está nivelada y firme, se puede realizar la instalación. Si se trata de planta baja, siempre será conveniente evaluar la instalación dependiendo de la humedad del subsuelo. En el caso de pisos de madera en una planta baja se recomienda que el técnico evalúe la conveniencia o no dependiendo de si el piso esté o no impermeabilizado. En la generalidad de estos casos, se sugiere retirar la madera, ya que la humedad va a alterar el volumen de ésta, ocasionando deformaciones que afectarán al piso laminado. Tratándose de un entrepiso, y estando la madera en buen estado, firme y plana, se puede realizar la instalación.

Considerando que son paneles de madera y que se instalan de forma flotante (sin anclaje), el piso está sujeto a variaciones de volumen en el tiempo por la acción de la humedad y temperatura; lo cual hace que sea conveniente separar las áreas con perfiles de dilatación, a fin de que cada uno pueda trabajar eficientemente en sus propias condiciones.

El piso está conformado por varios paneles unidos a través del moldurado especial (Clic), y este anclaje entre ellos hace que se empujen y arrastren como conjunto, dependiendo de la humedad y temperatura. En este proceso de expansión y contracción  permanente, si existen irregularidades en el contrapiso, estas fallas  además de originar una sensación de vacío al caminar, constituyen un “freno” que ocasiona un sobreesfuerzo al trabajo del moldurado en el proceso de arrastre y empuje entre paneles, que podría en algunas ocasiones incluso separarlos.

La radiación afecta a todos los elementos de la naturaleza. Los pisos laminados incorporan filtros UV de muy buena calidad que logran retardar los efectos de la radiación directa; sin embargo, se recomienda la instalación de cortinas para evitar que afecte la tonalidad del piso.

Siendo el piso la superficie sobre la cual trabajan los actores de la construcción, se recomienda la instalación al final para facilitar la labor de cada uno. Asimismo, como el piso se instala en forma rápida, generando muy poco polvo, y además se limpia con mucha facilidad, es conveniente instalarlo al final del proceso para precautelar su integridad, sin afectar el avance de la obra ni el resultado final de cada acabado.

La velocidad de instalación depende de la geometría y tamaño de las áreas, y disponibilidad en condiciones óptimas. Es decir, en áreas libres y listas se podrían instalar alrededor de 60 metros cuadrados en una jornada. Tratándose de gradas, los tiempos son más lentos dependiendo de cada caso, pudiendo instalarse un tramo de gradas entre 2 y 3 días.