En materia de decoración no existen reglas; las posibilidades de combinación de elementos son tan infinitas como la imaginación misma. Sin embargo, en esta nota te ayudaremos con algunos tips para que tengas una idea de cómo puedes elegir los revestimientos de paredes y pisos para lograr un resultado armonioso y atractivo visualmente.

  1. Piensa en el estilo. Una buena forma de combinar suelo y pared es eligiendo materiales que tengan el mismo lenguaje estético. Por ejemplo, si deseas que la decoración sea de estilo industrial puedes elegir revestimientos con acabados semejantes al hormigón, metal, acero o ladrillos.
  2. Selecciona materiales que sean complementarios. En el ámbito del diseño de interiores existen combinaciones de materiales que son clásicas y populares, como es el caso del mármol blanco con vetas grises y la madera clara. Podrías investigarlas, y elegir la que cumpla con tus expectativas.
  3. Mezcla materiales opuestos. En ocasiones, combinar revestimientos de estéticas opuestas puede dar origen a espacios realmente cautivadores. Por ejemplo, mezclar un revestimiento de acabado metálico con otro de acabado marmoleado es una opción que quizá muchos no se imaginan, pero que luego adoran al verla hecha realidad en sus ambientes.
  4. Aplica la fórmula Fuerte+Neutro. En este caso la apuesta es a revestir las paredes con un material de personalidad fuerte (con relieves, estampados, colores vibrantes); en tanto que para el piso se elige un material más sobrio.
  5. Céntrate en la tonalidad. ¿Tonos fríos o cálidos, cuáles prefieres? Dependiendo de tu respuesta, puedes elegir los revestimientos para colocar en la pared y en el piso.
  6. Diferentes versiones del mismo material. Aquí la idea es que pienses en un material que sea de tu agrado, y elijas dos apariencias del mismo para colocar una en la pared, y la otra en el piso. Un ejemplo muy común es el de la madera, que puede ser más clara o más oscura, más rojiza o grisácea; o también el mármol, que puede tener más o menos vetas.
  7. Un único revestimiento. Una apuesta más que segura, ya que se trata de elegir un solo material para colocar en ambas superficies. Claro está, de optar por esta alternativa, debes tener cuidado de que el revestimiento no sea de un estilo tan fuerte que pueda sobrecargar el espacio. Igualmente, debes tratar de evitar los formatos cuadrados para las paredes; es preferible que elijas formatos rectangulares.

¿Te gustó alguno de estos tips? Recuerda que en nuestros showrooms te ofrecemos el servicio de asesoría por parte de nuestros arquitectos y diseñadores de interiores, para que tomes la decisión de compra idónea. ¡No dudes en visitarnos en alguna de estas direcciones!

Te invitamos a leer también nuestros artículos más recientes:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *